El Agua

    Las leyes que reglamentan la depuración de aguas incrementan la necesidad del tratamiento de aguas de alcantarillas de comunidades cada vez más pequeñas. El tratamiento mas corriente de aguas es el de la depuración aeróbica. Este tipo de depuración se ha impuesto en los países mas avanzados, sobretodo en aquellos de clima templado o frío para comunidades grandes y medianas. Las comunidades pequeñas en países donde existe la posibilidad utilizan el lagunaje, en muchos casos anaerobio-aerobio, En países o áreas donde la temperatura del agua de alcantarilla no baja de 14 ºC se puede lograr la depuración anaeróbica rápida en lechos suspendidos (UASB) con pulido aeróbico si necesario. Estas plantas se han implantado ventajosamente en Colombia y Brasil; En este ultimo país se dispone de diseños estándar para poblaciones pequeñas. Aparte de que el proceso anaerobio produce un 85% del volumen de lodos comparable a una planta aerobia, hay una economía suplementaria al incorporar la separación primaria y secundaria en el mismo reactor. Volveremos sobre el tema en otro momento.

      Los lodos de depuradora de aguas residuales son el producto directo de la eliminación de la contaminación de las aguas. En general son de dos tipos, los que se retiran sin transformación y los que se producen por la transformación de la contaminación. Entre los primeros se cuenta con los sólidos gruesos y grasas separados en los sistemas de rejas y separadores gravitatorios de entrada y que por lo general son sólidos de eliminación fácil. También entre los sólidos que se separan sin transformación se debe contar con los sólidos de los clarificadores primarios y por la naturaleza del tamaño de partícula retienen el contenido bacteriano activo de las heces y productos en descomposición. Los sólidos generados por la transformación de la contaminación orgánica son la biomasa generada en exceso por el sistema. Estos sólidos creados por el proceso de transformación son de carácter microbiano (bacterias, protozoos, ciliados, rotiíferos, etc) que presentan características bacteriales activas.

     El manejo de lodos en plantas aerobias de gran tamaño es conocido. Los lodos se pueden digerir anaerobicamente y luego espesar. La digestión se utiliza como medida de reducción de volumen y estabilización biológica. Algunas plantas disponen del lodo (digerido o no) mediante espesamiento por centrifuga con posterior secado o incineración, según los casos. Como los lodos acumulan metales pesados el inconveniente es que el proceso de incineración puede no ser viable en pequeña escala por emisión incontrolada de dioxinas y de metales pesados a la atmósfera.

      Otras vías de la eliminación de lodos digeridos es su maduración y aspersión agraria o su estabilización con cal y espesamiento para enterramiento sanitario o secado y estabilización para utilización agraria.

      Las plantas de comunidades pequeñas no tienen la capacidad de manejo de sistemas complicados y por lo tanto han de seleccionar sistemas de manejo fácil o iniciar sistemas regionales de tratamiento de lodos. Veamos aspectos concretos de varias opciones de eliminación de lodos para esas plantas.

 ASPECTOS DE LA ASPERSIÓN AGRARIAS

     Alrededor de la mitad de los solidos que se manejan en una depuradora son lodos biológicos (tambien conocidos como bio-masa o lodos activados). La bio-masa es un producto rico en bionutrientes tales como nitrógeno y fósforo. Los lodos biológicos una vez tratados (por digestión anaerobia) son fundamentalmente solidos favorables al medio ambiente y buen fertilizante agrícola.

      No obstante, la bio-masa activa en los reactores de depuración tienen la capacidad de acumular compuestos químicos y metales. Estos últimos son la razón por la que la aplicación de lodos debe ser controlada. Los bio-solidos de una ciudad con baja actividad industrial aun contienen Cadmio, plomo, cobre y zinc, que son por lo general de origen domestico y de la industria de servicios. El nivel determina la aplicación de biosolidos y su frecuencia. En una ciudad como Calgary (Alberta), pese a su carácter marcadamente no industrial, la aplicación de biosolidos es recomendada en forma cíclica con un periodo de aplicación de una vez cada tres años. De aquí la importancia de tener programas de recogida de materias toxicas tales como pinturas, aceites, disolventes, baterías y otros.

 

Sara Ortiz

Deja una respuesta