¡Que viene el Lobo! Sobre el Miedo

    No hay especie más miedosa que la humana. Dicen que es un tributo a nuestros privilegios. Somos previsores, anticipamos lo que va a suceder, pero puede que nos pasemos de rosca y nos provoquemos… miedo.    El ser humano siente miedo y responde con mecanismos que conoce: huida, ataque, inmovilidad y sumisión. Biológicamente, el miedo no plantea ningún problema: ¿Qué va a hacer la gacela sino huir del leopardo? ¿Qué otra cosa va a hacer el escarabajo sino hacerse el muerto cuando lo toco? Pero los seres humanos queremos vivir por encima del miedo; sabemos que no podemos eliminarlo sin caer en la locura o en la insensibilidad. Como decía Aristóteles, queremos actuar a pesar del miedo.    ¿Qué es el miedo?

    ¿Es una creación de nuestra mente o una forma de inseguridad? El miedo es la sensación más primitiva que existe en nosotros; emerge de lo más profundo de nuestro mundo emocional, como un instinto de defensa contra algún peligro que nos amenaza.

    ¿A qué tenemos miedo?

    Tenemos que diferenciar primero qué tipos de miedos hay: si son externos, como por ejemplo a perder el trabajo, nuestra posición social, la pareja, o si son internos: miedo a la muerte, a la soledad, a no ser amados. Hay que saber qué miedos dependen de nosotros y cuales no, porque si es algo que no depende de nosotros, ¿por qué preocuparnos?

    ¿El miedo es natural o es creado?

    Los grandes medios de comunicación nos bombardean continuamente con violencia, sangre, sexo, drogas, terrorismo, guerras, tabúes sociales creados por los medios, para que nunca intentemos romper nuestras cadenas y sigamos teniendo miedo. ¡Somos los nuevos esclavos del siglo XXI!

    ¿Cómo controlar la ansiedad antes de que le controle a usted?

    Cuando una persona tiene pánico, no tiene miedo, sino una especie de delirio, de locura.  Con miedo una persona se detiene ante una situación y se queda completamente inhibida. Con pánico sale corriendo y se rompe la cabeza contra la pared. El pánico se manifiesta por la ignorancia de no saber interactuar con el miedo. Cuando el miedo surge y nos deja paralizados, tenemos que quedarnos parados y no desesperarnos.

    ¿Cómo vencer el miedo?

    La primera solución es la de conocerse a sí mismo, para saber dónde está nuestro problema. Pero el miedo ha estado alojado en nosotros durante mucho tiempo, como para que acepte irse por las buenas: luchará y luchará. Primero nos hará falta tiempo, y así podríamos empezar enfrentándonos a nuestros pequeños miedos diarios: preocupaciones,  dudas, inseguridades, rencores. En segundo lugar, habrá que estar atentos para reconocer el miedo. Y en tercer lugar, tener la paciencia de seguir intentándolo, de no aceptar las derrotas como hechos definitivos, de saber que tras cada derrota estará más cerca el día de la victoria final; entonces vencer el miedo será cuestión de tiempo. Hay que fortalecerse.

    Dicen que la virtud que vence al miedo es el valor y… Platón se preguntaba: ¿Qué es el valor?, a lo que respondía: “Es saber lo que se debe temer y lo que no se debe temer, y actuar en consecuencia”. Por tanto, en primer lugar hay que tener sabiduría; el temerario no actúa con valentía, sino que lo hace sin pensar, al igual que los niños que, por ignorancia, no temen a nada. Y en segundo lugar tenemos que actuar; hoy estamos enfermos de teoritis.

    El valor es lo que nos debe caracterizar. Los estoicos decían: “El valor es la lucha contra miedos y dolores, y también contra los deseos y las pasiones”. Actuar con valentía es hacer lo que nos parece justo, sin desviarnos ni por el placer ni por el dolor. Una definición muy sencilla de valor sería: Valiente es aquel a quien la dificultad o el esfuerzo no le impiden emprender algo justo o valioso, ni le hacen abandonar el propósito a mitad del camino.

    Si la filosofía ha iluminado nuestro corazón y nuestra mente, nos queda la parte más difícil: su puesta en práctica. El miedo ya no será más una enfermedad ni del cuerpo ni del alma. Entonces, tal vez si es cierto que hay dioses y ángeles en el Universo, los escucharemos reír de felicidad al ver que hay un ser humano que ha sido capaz de vencer la sombra del miedo, ya que, según las tradiciones antiguas, los dioses y los ángeles siempre se alegran de nuestras victorias, porque nos acercan más a ellos.

Marcelo Pena

Deja una respuesta