La creación de Adán

creacion-adan-filosofia.JPG

    Es un fresco pintado en la Capilla Sixtina por Miguel Ángel en 1510. Tiene 280 cm de largo y 570 cm de ancho.

    La presente obra nos cuenta que: Dios tras haber creado luz y agua, fuego y tierra, a todos los animales y seres vivos, decide crear a un ser a su imagen y semejanza. Adán ya modelado en tierra recibe a través de su mano izquierda (receptiva), la vida que le transmite la divinidad mediante su mano activa (derecha). La imagen de la divinidad simboliza una irrupción de gran fuerza, y a pesar de eso el contacto por el cual transmite la fuerza divina es extremadamente suave, sutil, casi etérico. Fijando la mirada el uno en el otro, la divinidad se ve reflejada a sí misma en el hombre y el hombre se ve reflejado en la divinidad.