Venus y Marte

afrodita-ares.jpg

 

         Compuesta por Botticelli, actualmente expuesta en el National Gallery of London. Fue pintado en 1483, al temple y óleo sobre tabla de álamo. Mide 69 cm de alto y 173 cm de ancho.

         Este cuadro retrata un episodio de la mitología Griega, los amores de Venus y Marte. La historia explica que Venus, casada con Vulcano, el herrero de los dioses se enamoró de Marte, dios de la guerra, y se acostó con él en el palacio de éste. El dios-sol, Apolo, presenció por la mañana la infidelidad de Venus e informó a su esposo del hecho. Al conocer la noticia (momento expuesto en el cuadro “La fragua de Vulcano” de Velázquez), el esposo cornudo se puso furioso y fabricó una red, irrompible y al mismo tiempo ligera como una gasa e invisible, y la colocó en el lecho de los amantes sin que éstos se percataran de ello. Cuando los amantes se dispusieron a hacer el amor un nuevo día, quedaron inmediatamente cogidos en la red, sin posibilidad de moverse o escaparse, siendo descubiertos por Vulcano. Como venganza, el marido llamó a todos los dioses para que presenciaran el vergonzoso espectáculo. Este episodio esta narrado con más detalles en la Odisea (8:266-365).

    Los elementos de este cuadro son Venus, Marte, los faunos, avispas y en el fondo un bosque de mirtos, árbol consagrado a Venus la Diosa del Amor, cuyo equivalente en la mitología griega es Afrodita. Marte es el Dios de la Guerra, en Grecia es Ares. Los faunos (sátiros para los Griegos) son los espíritus guardianes de los bosques y montañas, quienes en la obra aparecen jugando con las armas de Marte. Las avispas hacen recordar a la familia que le encargó la obra a Botticelli, los Vespucci.

    La imagen de una Venus despierta, encarando a un Marte dormido nos da pie para interpretar que este cuadro ilustra la Victoria del Amor sobre la guerra.

    Esta es la imagen ideal para este siglo de tantos conflictos. Una Venus victoriosa, un Marte derrotado. Paz a todos los seres.